Cuanto comes con tristeza, o con ira, o sin deseo, el alimento se convierte en veneno en tu cuerpo. Pues el aliento de lo negativo lo corrompe todo. … Y nunca te sientes a la mesa de la llamada del apetito.